Reino Unido
Francia
Países Bajos
Alemania
Italia
ENVÍO GRATIS - SIN DEBERES NI IMPUESTOS A PAGAR
Mi cesta

Mantenimiento


Jorvik Tricycles Workshop

Lista de verificación importante: antes de tu primer viaje, debes verificar los siguientes elementos...

  • Asegúrate de que el triciclo esté correctamente montado. Comprueba que el manillar, las ruedas, los pedales y el sillín estén seguros.
  • Si todavía no lo has hecho, ajusta el manillar y la altura del sillín para que se adapten a ti.
  • Comprueba que sabes cómo funcionan las marchas y los frenos.
  • Comprueba que todas las tuercas y los tornillos estén bien apretados y que ninguno se haya aflojado durante el transporte.
  • Comprueba que las ruedas estén infladas correctamente. Usa un manómetro para comprobar la presión de los neumáticos.
  • Comprueba que los pernos del vástago del manillar estén apretados sujetando la rueda delantera entre tus pies e intentando girar los manillares.

Cuidado y mantenimiento

Si bien tu triciclo Jorvik ha sido diseñado para reducir al mínimo las necesidades de mantenimiento, es fundamental realizar un mantenimiento regular y un cuidado simple para mantener tu triciclo en las mejores condiciones. A continuación, encontrarás algunos consejos adicionales de mantenimiento de triciclos...

  • Comprueba la presión de los neumáticos: los neumáticos inflados en exceso son tan culpables de los pinchazos como los desinflados. Una bomba de pie te permite bombear grandes volúmenes de aire con facilidad, por lo que son más rápidas, más fáciles y más eficientes que una bomba manual. Algunas tiendas de bicicletas te permitirán tomar prestadas las suyas. Busca un número en el lateral de tu neumático.
  • Comprueba las pastillas de freno: las pastillas de freno desgastadas reducen la eficiencia de frenado. Si te parece que tu triciclo ya no frena con facilidad, llévalo a un mecánico de bicicletas para que repare o reemplace los frenos, ya que son una parte esencial de la seguridad vial.
  • Limpia tu cadena: la limpieza regular del tren motriz de tu triciclo, incluida la cadena, hará que tenga un mejor desempeño y durará más. No necesitas quitar la cadena; solo necesitas agua caliente, un cepillo de dientes, trapos, cepillos y esponjas, un desengrasante y lubricante para cadenas. Para un trabajo más rápido, puedes utilizar un limpiador de cadena de mano. Solo lava y desengrasa, enjuaga, seca y luego lubrica.
  • Silencia los frenos chirriantes: los frenos suelen chirriar cuando están sucios, o al menos cuando las llantas están sucias. Límpialos y sécalos adecuadamente, y el 50 % de las veces habrás resuelto el problema. Si esto no funciona, es posible que necesiten un ajuste.
  • Lubrica: compra un poco de lubricante específico para la bicicleta y utilízalo con moderación en las parte de tu bicicleta en las que el metal esté en contacto con el metal, como: la cadena, las palancas de freno y el desviador, los cables y los sistemas de cojinetes. No engrases la cadena a menos que primero la hayas limpiado correctamente, ya que esto creará una pasta abrasiva que triturará la cadena. Usa un lubricante adecuado a las condiciones climáticas en las que lo vas a usar.
  • Ruedas centradas: dale la vuelta a tu bicicleta y gira las ruedas. ¿Se tambalean un poco de lado a lado? Si es así, necesitan ser "centradas", lo que implica ajustar la longitud de algunos de los radios utilizando una tecla de radio. Cualquiera puede centrar una rueda, pero se requiere una habilidad especial. Si es tu primera vez, ¡lo mejor es no hacerlo con tu elegante bólido! Una tienda de bicicletas hará esto por una pequeña tarifa. Las ruedas centradas son más fuertes, ruedan mejor y no frotan las pastillas de freno de manera desigual.
  • Siéntate cómodamente: si sueles sentir dolor en los glúteos, prueba a mover un poco tu sillín, elevándolo o inclinándolo ligeramente para adaptarse a tu forma de montar. Si te duelen las rodillas al andar en bicicleta, es posible que tu silla esté demasiado baja. Cuando pedaleas, tus piernas deben estar casi rectas en el desplazamiento hacia abajo.
  • Almacenaje: almacenar tu bicicleta en un lugar seco, alejado de la lluvia, la humedad, el polvo y la luz solar directa mejorará el rendimiento de tu triciclo y reducirá su mantenimiento.
  • Mantenimiento de tu bicicleta: hacer una puesta a punto de tu bicicleta una vez al año suele ser adecuado, idealmente al principio de la primavera si has sido lo suficientemente valiente como para usarla durante el invierno. Sin embargo, no tiene nada de malo que un experto lo revise, piense en como si fuese la ITV de tu triciclo.